Ciudad de México.- Con el cierre de fichajes en el mercado de Europa, México tendrá 21 representantes a seguir en las canchas del viejo continente, después de que la Liga Mx exportó a siete jugadores. En los torneos de élite como lo son Inglaterra, España e Italia habrá cinco tricolores, mientras que en ligas formadoras como Países Bajos, Bélgica y Portugal jugarán 11 elementos; otros cinco estarán en segunda división o categorías juveniles.

“Es de aplaudir el hecho de que tengan la valentía de salir de México, dejar la zona de confort. Desde hace muchos años el principal referente ha sido Hugo Sánchez. Se reconoce este salto porque a veces las circunstancias no son fáciles. Esto favorece mucho al jugador mexicano y aporta a la selección”, destacó Israel Castro, ex integrante del Toledo.

En un momento en el cual parecía que México perdería presencia en Europa tras la salida de Héctor Herrera del Atlético de Madrid para jugar con el Houston Dynamo, y el regreso de Néstor Araujo al América, la Liga Mx logró colocar a varios elementos juveniles.

Todas las transferencias desde la Liga Mx fueron hacia ligas formadoras. Países Bajos firmó los contratos más destacados con las adquisiciones de Santiago Giménez, quien salió de Cruz Azul para incorporarse al Feyenoord, y Jorge Sánchez, quien dejó al América para integrarse al Ajax.

En la Eredivisie ya se encontraban Érick Gutiérrez (PSV) y Edson Álvarez, quien de última hora no pudo concretar un fichaje con el Chelsea por 50 millones de euros y se quedó con el Ajax.

En Portugal estará el defensa Jesús Alcántar, quien llegó proveniente del Necaxa, al tiempo que también se incorporó Diego Lainez, quien dejó al Betis para jugar con el Sporting Braga en busca de minutos para asegurar su lugar con la selección mexicana en Qatar 2022.

A Bélgica, donde juega Gerardo Artega con el Genk desde hace dos años, arribó el juvenil americanista Dagoberto Espinoza para sumarse a las filas del Cercle Brugge, donde coincidirá con el mexiconeerlandés Teun Wilke. En contraste, el tricolor Omar Govea terminó en julio su contrato con el Zulte.

El mediocampista Santiago Naveda, formado en las fuerzas básicas, dio un salto a Europa de manera peculiar al firmar con el Miedź Legnica, de Polonia. Orbelín Pineda también estará en una liga poco conocida al llegar al AEK Atenas, donde es dirigido por Matías Almeyda.

La compra de Real Oviedo y Sporting de Gijón, de la segunda división de España, por parte de Grupo Pachuca y Grupo Orlegi, respectivamente, también impulsó la salida de mexicanos al futbol europeo.

Al Sporting de Gijón recaló Jordan Carrillo, uno de los juveniles promesa de Santos. Pachuca, a su vez, mandó a Alonso Aceves al Real Oviedo, club que también ahora será casa de Marcelo Flores, quien dejó las fuerzas básicas del Arsenal.

“Si por nosotros fuera, mandaríamos a más mexicanos, pero sólo se permite tener a dos extranjeros en cada equipo de la segunda división de España. Martín Alonso (presidente del Real Oviedo) presionará para conseguir el ascenso, en primera división habría más plazas (para foráneos). Aunque es difícil el ascenso por los presupuestos”, dijo Armando Martínez, dirigente del club Pachuca.

Otro de los mexicanos que migró a Europa con una ruta singular es Alejandro Wero Díaz, quien después de haber destacado en los torneos juveniles con el América no logró consolidarse en primera división, pero tras ser goleador en Canadá ahora defenderá los colores del Sogndal, equipo de la segunda división de Noruega.

A todos estos fichajes se suman los nombres de jugadores que ya estaban en las ligas de élite como Hirving Lozano y Johan Vázquez, en Italia; Andrés Guardado y Jesús Tecatito Corona, en España; así como Raúl Jiménez y Santiago Muñoz, en Inglaterra.

“Ojalá que más se decidan a ir y que la liga les permita ese fogueo, es una vitrina para que los vean y siempre será algo muy bueno para el futbol nacional”, dijo Oswaldo Alanís, ex jugador del Real Oviedo.