Glasgow.- El Real Madrid inició ayer la defensa de su título 14 en la Liga de Campeones de Europa con un contundente 3-0 en la cancha del Celtic Glasgow, en un partido definido por la pegada de los blancos, que perdieron por lesión a Karim Benzema y a Eder Militao.

Los tantos fueron del brasileño Vinicius (al minuto 56), el croata Luka Modric (60) y el belga Eden Hazard (77) para un conjunto merengue que ya lidera el Grupo F, junto al Shakhtar Donetsk, que a su vez sorprendió 4-1 en la cancha del Leipzig.

El técnico de la escuadra madridista, Carlo Ancelotti, optó por su once de gala, el que conquistó la Orejona número 14 en París (tras vencer 1-0 al Liverpool) y la Supercopa de Europa en Helsinki (al derrotar 2-0 al Eintracht), pero ya con el joven francés Aurelien Tchouameni en la delicada posición de centinela que ocupaba Casemiro, ahora en el Manchester United.

Con el internacional francés en la medular, el Real Madrid ofreció durante una hora la versión descafeinada del equipo que maravilló al mundo hace unos meses. Pero tres zarpazos sirvieron para no fallar en el estreno.

Benzema salió lesionado

No obstante, no fue el día más afortunado para los españoles. A la media hora de juego perdieron por un golpe en la rodilla izquierda a Benzema, el mejor futbolista de la temporada pasada para la UEFA, que dejó su sitio a Hazard.

Heredó el brazalete de capitán Modric, quien celebró con un gol en el mítico Celtic Park los 100 partidos en Champions, un recorrido bien aprovechado en el que ha ganado cinco ediciones.

Tampoco pudo continuar por lesión el central brasileño Eder Militao, quien no saltó en la segunda parte por molestias en la pierna izquierda. Lo sustituyó el alemán Antonio Rudiger.

El Celtic, en su regreso a la élite europea, dejó una grata impresión, con un juego atractivo y fue capaz de zarandear al vigente rey continental. Estuvo muy cerca de marcar al 21, pero Callum McGregor se topó con el palo en un misil a 20 metros de portería.

El paso por los vestuarios no cambió la cara del Madrid, excesivamente relajado y concediendo ocasiones por sus despistes defensivos.

Cuando parecía que no iba a despertar, el equipo blanco sacó la garra. Abrió el marcador con una redición del tanto que sirvió para levantar la Champions anterior, con el uruguayo Fede Valverde en un rompimiento con potencia por la banda, sirviendo al segun-do palo y un Vinicius definitivo.

Rápidamente llegó la sentencia. Hazard arrancó como en sus mejores tiempos y se plantó en el área. Recibió Modric, al que le sirvió un recorte para barrer a dos rivales antes de marcar.

Finalmente, Hazard sólo tuvo que empujar a gol, al aprovechar un pase de Dani Carvajal, culminación de un larga jugada en la que el equipo blanco bailó al local.

Por su parte, el Sevilla no pudo con el empuje del Manchester City, que ganó 4-0 en la capital andaluza impulsado por un doblete de su delantero sensación Erling Haaland.

Los goles del noruego (20 y 67), así como de Phil Foden (58) y Ruben Dias (90+2) prolongaron la mala racha en este inicio de temporada del Sevilla, ubicado en la tercera posición del sector G.

Borussia Dortmund golea

La llave está liderada por el Manchester City empatado a puntos con el segundo, el Borussia Dortmund, que también goleó 3-0 al Copenhague, rival de los andaluces la próxima semana.

En el Grupo H, el París Saint-Germain se estrenó con una sólida victoria (2-1) ante la Juventus gracias a un doblete de Kylian Mbappé (5 y 22), mientras el estadunidense Winston McKennie recortó distancias por el equi-po de Turín (53). A su vez, el Benfica derrotó al Maccabi Haifa por 2-0, por lo que portugueses y franceses comparten liderato.

La gran sorpresa de esta primera jornada se dio en Croacia, donde el Dinamo Zagreb se impuso al Chelsea con un solitario gol de Mislav Orsic en la primera parte (13).

Gracias a su victoria, el Dinamo lidera el grupo E, ya que en el otro duelo de la llave, Salzburgo y AC Milán empataron a un gol.