· Las cifras que se publican en el artículo del Environmental Science & Technology Letters son incorrectas
· Los autores del estudio interpretaron de forma errónea el nitrógeno como gas metano
· Se hace un extrañamiento a los autores del artículo por no verificar con Petróleos Mexicanos la composición del gas que se ventea al apagarse el quemador del Centro de Proceso Zaap-C

Ciudad de México.- Petróleos Mexicanos (PEMEX) informa que no existieron grandes emisiones de metano en las instalaciones del Centro de Proceso Zaap-C, tal y como lo confirmó el estudio realizado por la empresa SOLAL–GENERMASA, en su carácter de Tercero Autorizado por la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA).

Las emisiones de gas a la atmósfera en el Centro de Proceso Zaap-C, que sucedieron de manera extraordinaria, tuvieron una concentración de 22% de gas metano, ya el resto se compone de nitrógeno y otros gases que no inciden al medio ambiente.

Las imágenes captadas por los satélites referidas en el artículo del Enviromental Science & Technology Letters fueron consideradas, de manera incorrecta y poco profesional, como emisiones en su totalidad de gas metano.

Los autores del citado artículo no tuvieron el cuidado de consultar con Petróleos Mexicanos para solicitar retroalimentación respecto de la composición del gas y para el cálculo de las cifras mencionadas del metano enviado a la atmósfera.

La Compañía SOLAL–GENERMASA determinó en su estudio con las condiciones reales de operación del Centro de Proceso Zaap-C, que la emisión de metano fue de 2,224 toneladas que corresponde al 5% de lo publicado por el artículo señalado.

Finalmente, es importante señalar que estas emisiones fueron un evento extraordinario por las condiciones meteorológicas derivadas de fuertes lluvias y ráfagas de viento que apagaron el quemador por algunas horas, justamente por el hecho de que las citadas emisiones no contienen suficiente gas combustible. Cabe mencionar que los quemadores son dispositivos de seguridad en los centros de proceso que deben estar encendidos de manera continua y que en caso de apagarse deben prenderse.