Ciudad de México.- Como si sólo necesitara de un impulso anímico, la venezolana Yulimar Rojas convocó con un par de palmadas a la afición para unirse en una ovación. El estadio Letzigrund de Zúrich rugía, mientras la atleta se concentró con un respiro profundo para enfilarse en una carrera y volar con sus zapatillas amarillas y cabello rosa en un salto triple de 15.28 metros para conquistar su segundo título en la Liga de Diamante.

Fue el cierre de una temporada perfecta para la monarca olímpica de Tokio 2020, quien ratificó su jerarquía después de haber gana-do el oro en el Campeonato bajo techo de Belgrado con un récord del orbe de 15.75 metros e imponerse en el Mundial de Oregón con una marca de 15.47.

El primer salto de Rojas en la Liga de Diamante fue fallido, mientras que en el segundo logró 15.28 metros y se posicionó rápidamente en el primer lugar de la competencia. El tercero, cuarto y quinto intento fueron nulos, y aunque en la sexta prueba registró 14.99, no importaba porque ya había asegurado el cetro.

El resto de sus contrincantes se quedaron muy lejos de la marca de la venezolana. La campeona europea, la ucrania Maryna Romanchuk, sólo alcanzó 14.96 metros, al tiempo que la jamaicana Shanieka Ricketts registró 14.85.

“Hemos conseguido el diamante. Estoy muy feliz de haber dado lo mejor de mí, ha sido una gran competencia, espero que todos lo hayan visto y estén celebrando conmigo”, dijo la venezolana en un video que publicó en redes sociales.

Este título se suma al que ganó en la Liga de Diamante 2021. Además, presume seis campeonatos mundiales en conjunto de pista cubierta (2016, 2018 y 2022) y al aire libre (2017, 2019 y 2022).

El cubano Andy Hernández Díaz salió victorioso en el salto triple con una marca de 17.70 metros al superar al campeón del mundo, el portugués Pedro Pichardo (17.63), y a Jordan Díaz (17.60), quien compitió con la bandera cubana debido a que la Federación Internacional de Atletismo no le reconoció la nacionalidad española.

En otro momento histórico, la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce, de 35 años y multicampeona mundial, se llevó su quinto diamante al imponerse en los 100 metros con un registro de 10.65 segundos. Aventajó a su compatriota Shericka Jackson (10.81) y a la marfileña Marie-Josée Ta Lou (10.91).

Añadió así una última línea a una temporada de una regularidad inédita a alta velocidad con un séptimo y último 100 metros por debajo de los 10 segundos y 70 centésimas en este año, coronada con los 10.62 que logró en Mónaco en agosto.

En los 200 metros, el estadunidense Noah Lyles, campeón del mundo, dominó la prueba con un crono de 19.52 segundos. El dominicano Alexander Ogando y el canadiense Aaron Brown completaron el podio, ambos con tiempo de 20.02.

La gran estrella de la pértiga, el sueco Armand Duplantis, terminó la temporada con buena nota al superar los 6.07 metros para llevarse el triunfo ante el noruego Sondre Guttormsen (5.86).

También logró la mejor marca del año el noruego Jakob Ingebrigtsen, subcampeón del mundo y campeón de Europa de los mil 500 metros, con un tiempo de 3:29.02 minutos.

Ingebrigtsen, de 21 años, corrió tres centésimas más rápido que hace dos semanas en Lausana 3:29.05), cuando logró el mejor registro de la campaña. En el segundo escalón se quedó el keniano Timothy Cheruiyot (3:30.27), por delante del australiano Oliver Hoare (3.30.59).

En la categoría femenina la victoria fue para la keniana Faith Kipyegon, vigente campeona del orbe, quien ganó con 4:00.44 minutos. Las velocistas dominicanas Marileidy Paulino y Fiordaliza Cofil hicieron historia al conquistar las medallas de oro y plata en la final de los 400 metros.