Por: Chano Rangel

El tema de los últimos días seguramente ha sido la disposición de la Guardia Nacional a los mandos castrenses, versiones hay muchas, pero le diré solo dos, la primera es que definitivamente el presidente busca en el último tramo de su gobierno a quien echarle la culpa de su fracaso en seguridad pública, como en muchos otros temas que el país, sufre y agoniza.

Las investigaciones en Ayotzinapa por ejemplo toparon con el mismo ejército, y un general en retiro esta penalmente demandado, algo que ha levantado por una parte la molestia de los altos mandos del ejército mexicano.

Sin embargo la inclusión de la Guardia Nacional, tiene otro punto de vista, la razón a mi entender no es la militarización por parte del presidente, si no quitarse una gran carga de encima y recargar todo el peso de la crítica, los costos políticos en el ejército para que nadie manche la popularidad del presidente, que ya anda coordinando la campaña de su delfín para el 2024. 

Es también preciso recalcar que la preparación de la Guardia Nacional en temas de seguridad pública, es prácticamente nulo, quedo demostrado de manera burda los hechos en San Fernando, cuando elementos de la GN, acusado de extorsión, hicieron una polla para devolver al pueblo lo robado, hechos que también tienen cierto grado de culpabilidad de los agresores. 

En este caso, ambos lados cometieron delitos, sin embargo, lo demostrado es que no está la Guardia Nacional, para asumir el control total de la seguridad pública, pero tampoco el ejército, porque su entrenamiento es para la guerra, no para la prevención de delitos.

El presidente se juega todo su sexenio en materia de seguridad, en el senado de la república, quienes discuten la ampliación del plazo de la militarización del país hasta el 2028, para lo cual se requiere de una modificación constitucional, que sería irreversible en los próximos, hasta que otro presidente mande una nueva iniciativa para modificarla.

El truco del mandatario esta tirado al todo o nada, dejar de ser responsable de la seguridad, y acumularle las culpas al mando militar, y de todos los fracasos que ya están y lo que podrían venir, la meta del presidente no es combatir la inseguridad, si no ganar la elección de 2024 a toda costa.

La bandera de paz sacada por el presidente es engañosa, jamás ha mantenido su palabra por más de una semana, esta tregua de paz, se dan cuando el líder del PRI Alito Moreno, esta de rodillas frente al mandatario pidiendo disculpas, y haciendo su voluntad; sin embargo el senado no está del todo unido, allá se requiere cambio constitucional, y es ahí donde se libra la batalla por el poder, la seguridad es solo un pañuelo en disputa. 

Si somos conscientes y analistas, la batalla en el senado, es para dejar fuera de la jugada presidencial a Ricardo Monreal, que después de ser maltratado y vapuleado, lo invitan a tomarse la foto de las corcholatas, solo la foto, le interesa al presidente que Monreal, maneje sus senadores para darle la extensión de atribuciones al ejército en las calles hasta el 2028, pero batalla va mas allá, si Ricardo gana, se queda fuera y si pierde, el presidente tendrá el pretexto ideal para correrlo de las aspiraciones presidenciales. 

La batalla por la desmilitarización o militarización se ha convertido en un tema de arrebatos políticos, a los jerarcas de los partidos no les interesa cuantas familias sufren, mucho menos cuanto tardara en recuperarse el país, su único objetivo es quien gana más políticamente rumbo al 2024. Es cuánto.      

Al tiempo.

De Aquello y lo demás…

Muy amena la plática con la alcaldesa de San Fernando, Maybella Ramírez, la tarde noche de ayer, ahí con la raza del periodismo local, El Grillo, Monce Rangel, Pedro Dávila, Marisa Sánchez, Olivia López, Juan Rincón, Enrique Manilla, Miguel Flores, y un servidor. Los temas sin lugar a dudas fueron varios, pero uno llama la atención el hospital general.

Sin lugar a dudas, el hospital, es un clamor ciudadano que está en la mesa desde mucho tiempo, la edil ha tomado el reto y los cabildeos ante PEMEX, están muy avanzados, aquí no se trata de que partido gobierna en cada poder, si no el bienestar de los ciudadanos

El nosocomio de San Fernando, tiene ya cumplida su vida útil sus mejores años pasaron hace ya más de 15 años, ser requiere la remodelación total, o de plano uno nuevo.  

Las gestiones como lo comenta el edil, van muy avanzadas, y justo es  reconocer el valor de esa gestión, y asegura que no importa quién lo inaugure, lo que importa es el servicio y la salud de todo el Valle de San Fernando. 
     
chanorangel@live.com.mx