POR GRICELDA GUERRA ROMERO

Dice el dicho que lo que no descubre el viento lo descubre el tiempo, pero lo peor del caso es que en Tamaulipas ni ha trascurrido mucho tiempo y los vientos pues esos se fueron antes de tiempo, pero ya está aflorando el cochambre que envolvió la administración panista, como era la cuota que mantenían a funcionarios estatales los que aparentemente tenían “buenos sueldos”, pues esto en realidad era pura pantalla, ya que durante esa administración pues eran extorsionados con el 50 por ciento de su salario, desconociéndose para que o para quien era destinado ese dinero. 

Según el secretario de administración Jesús Lavín Verastegui, esta situación la vivían servidores públicos de todas las dependencias y departamentos del gobierno estatal, según lo han estado denunciado ahora que tomo posesión el gobierno morenista, y es que por miedo y el temor a posibles represalias es que los funcionarios apechugaron estos excesos del gobierno vacuno, por lo que liberados de toda presión es que se decidieron denunciar. 

Otra de las irregularidades cometidas en el pasado gobierno fue el pago a empleados pues que no cumplían ninguna función, pero si cobraban, o sea los mejor conocidos como aviadores, que estaban incrustados hasta en niveles de directivos que nadie nunca vio en las dependencias, pero bien que cobraban. 

Pero además están las polémicas basificaciones de más de 500 empleados de extracción panista, los cuales estarán bajo el escrutinio y aquellos que la no justifiquen pues serán dados de baja. 

Pero tal como lo ha dicho el doctor Américo Villarreal, el gobierno panista dejo a Tamaulipas arruinado, saqueado con finanzas en las peores condiciones de lo imaginado, pero aun de la situación en la que se encuentra el gobierno se estará garantizando el salario de todos los empleados estatales. 

Como estará la cosa que solo se cuenta con 7 millones para el ejercicio del último trimestre, con un déficit de 2 mil millones de pesos, un desorden administrativo, obras sobrevaloradas y moches por 4 mil 800 millones de pesos además de graves irregularidades durante su administración, por lo que el gobierno de Américo Villarreal no puede dejar pasar por alto este atraco al estado, por lo que no habrá impunidad hacia quienes resulten responsables. 

Tan solo en la Secretaria de Educación se detectaron desviaciones por más de 2 mil millones de pesos, en tanto en la Secretaria de Salud la empresa Intercontinental de Medicamentos recibió un contrato por 1,150 millones de pesos, pero esta solo realizo el suministro durante el primer bimestre y una parte del segundo bimestre, incumpliendo con el servicio contratado. 

Otra de las dependencias con irregularidades es la Secretaria de Obras Publicas, donde los moches estuvieron a la orden del día, para lo cual se amplió injustificadamente el presupuesto, pero no se presentaron obras de gran relevancia, y las pocas que se hicieron estuvieron sobrevaloradas entre un 22 y un 25 por ciento de su costo real. 

Ni que decir de Seguridad Publica, donde las flotas de las 785 unidades solo se encuentran en funcionamiento 343, lo que representa un 43 por ciento en operatividad, en la que solo 4 de cada diez patrullas están en circulación. 

Y es que realidad el gobierno de Américo Villarreal no necesita escarbarle mucho para que vaya brotando todo la pus que dejo su antecesor, y eso es lo que se pretendió ocultar al negarse a realizar el proceso recepción, impedirles la entrada a las diferentes dependencias, para que no constataran el atraco en despoblado que realizaron en contra de los tamaulipecos, que a final de cuentas son los únicos agraviados. 

Mientras esto ocurre, siguen dándose los nombramientos a los nuevos funcionarios, tocando el turno al sector salud, donde siendo designado como nuevo director del Hospital General de Matamoros el doctor Gerardo García Salinas, mientras que la subdirectora médica del cuarto turno fue para Silvia Navarrete, como subdirector médico del turno matutino fue para el doctor José Antonio Alfaro Caballero. 

En la tercera Jurisdicción Sanitaria fue designada Gilma Dinhora Alcocer Cortez, mientras que en la Coepris los nombramientos recayeron en Luis Roberto García director de operación sanitaria, Raúl Terrazas Barraza como director de evidencias y Manejo de Riesgos Sanitarios, José Alfredo López de León como director de Sanidad Internacional y Director de Evaluación y Autorización Sanitaria Roberto Castro Canales. 

En tanto, la mañana de este lunes el alcalde Mario López acudió a supervisar el módulo que se instaló en el Centro de Convenciones Mundo Nuevo, para la regularización de autos “chocolates”, y al arribar al lugar no pudo evitar la esperada pregunta de si buscaría ser senador, al quedar acéfala la curul tras el lamentable accidente donde perdiera la vida el doctor Faustino López y su esposa, ante lo que el edil pidió primero respeto para la familia del senador fallecido y que por el momento él se encuentra trabajando por Matamoros, ya vendrán los tiempos políticos. 

Y es que el edil es considerado como un fuerte prospecto a ese cargo, debido a haber logrado ser electo dos veces como alcalde, con un considerable número de votos, lo que es la envidia de algunos ediles en el estado, además que ha demostrado ser muy buen operador político durante la campaña del mismo Américo Villarreal, eso sin considerar la política de mantener un gobierno cercano a la gente que le ha acarrado un buen número de simpatías entre la ciudadanía. 

A %d blogueros les gusta esto: