Por: Chano Rangel

Llego el sábado a Reynosa, acompañado de su esposa y algunos funcionarios de primer nivel, acudió a un encuentro con jóvenes de Reynosa en el CENTRO DE CONVENCIONES, inaugurado en el sexenio anterior y que da una nueva vista a la Laguna la Escondida, que junto al recientemente inaugurado Malecón y el Centro Cultural, forma un complejo imponente en la parte oriente de la vaso lacustre. 

Ahí ante miles de jóvenes, otro joven pero este alcalde de Reynosa, dio un emotivo discurso, donde refirió que los jóvenes son el motor de la ciudad, son el grupo poblacional más grande en México y su contribución para el desarrollo es la base para el crecimiento, los jóvenes son el presente y el andamiaje para el crecimiento de la ciudad, así lo enmarco Carlos Peña Ortiz, presidente municipal de la ciudad más grande de Tamaulipas.

Ya con las selfies y fotos del recuerdo, fue un bálsamo para el gobernador de Tamaulipas, Américo Villarreal, regodearse de miles de jóvenes, escuchar sus expresiones y darle una esperanza de vivir mejor en los próximos seis años que durará su gobierno. 

Pasado el sábado después de reuniones privadas y algunos ajustes de la agenda, el edil reynosense, siguió llamando la atención de los reflectores y al siguiente día en la reunión de gabinete estatal, el edil de Reynosa, presentó parte de los proyectos importantes para la ciudad, con una agenda de desarrollo que marca como una meta el 2030, con una visión a largo plazo, pero mejorando la ciudad en corto y mediano, dándole a cada familia la certidumbre de un empleo, de una beca escolar, de un seguro deportivo, de un apoyo social, de una beca para algún oficio, con lo que la ciudad podrá amalgamar de la mano de Carlos Peña, los cimientos para crecer ordenadamente y con una visión de futuro clara y concisa. 

Después de eso se reunió el gobernador con todos los alcaldes de la frontera, al igual que lo hizo con los ediles del altiplano, escucho sus propuestas, conoció sus proyectos de crecimiento y se comprometió a trabajar para todos los tamaulipecos por igual, es quizá la frontera donde el mosaico político es un arcoíris de la democracia moderna y participativa. 

El lunes ya en su tercer día por Reynosa, el gobernador tamaulipeco estuvo en los honores a nuestro lábaro patrio, que se dio ahí en el CENTRO DE CONVENCIONES, donde también fue la sede de la reunión con alcaldes, la reunión el con el gabinete estatal, pues en esta misma sede, se entregaron de manera oficial 100 carros patrullas a la GUARDIA ESTATAL, para darle seguimiento a los programas de seguridad pública en el estado. 

Más tarde el gobernador, acompañado por el alcalde de Reynosa, Carlos Peña, presidió una rueda de prensa, donde compañeros y colegas de todo el estado, manifestaron e hicieron uso de la palabra para preguntar y algunos casos cuestionar la labor del gobernador de Tamaulipas. Todo fluyo con tranquilidad nada de aspavientos, pero con un nutrido cumulo de información que hay que seguir analizando. 

Muy interesante la sede que se tomó como base para los trabajos del gobernador en Reynosa, primero el saneamiento de la Laguna lo inicio una empresa de Ramiro Garza Cantú, la construcción de las primeras instalaciones en el trienio de Oscar Luebbert, ya en este siglo, en el anterior poco sabemos de su gestión. Después en el gobierno de Everardo Villarreal se empezó la construcción del estadio de Fútbol, sede del club de futbol Reynosa FC, en ese mismo periodo de Eugenio Hernández, mando construir el Centro Cultural, que hasta ese momento fue el edificio emblemático de la ciudad. En la Administración de Pepe Elías, se construyó la unidad de alto rendimiento, y la Casa de la Tierra, construida bajo las órdenes de Egidio Torre; el Centro de Convenciones Nuevo y el Malecón son obra de Cabeza de Vaca, como se puede observar mejor mosaico político no se pudo tener. 

En los próximos días veremos los resultados de estas reuniones y ejercicios de entendimiento democrático, en el 2014, el entonces gobernador hizo algo similar en San Fernando, junto a todos los secretarios y gente de peso en esa admiración y lo único que pasó es que la piedra que dejaron, se cayó y se perdió en el tiempo, pero esto es otra historia, hay nuevo bríos, una nueva historia y sobre todo voluntad de hacer bien las cosas. Es cuánto.          
       
De Aquello y lo demás…

Ayer acudimos a la sesión de cabildo del ayuntamiento de San Fernando, donde el tesorero municipal Edgar Mireles, presentó el proyecto de egresos para el año 2023, de manera desglosada y muy precisa los número fueron puestos a la disposición de síndicos y regidores.

Dentro del cabildo la disidencia mostró su inconformidad, de la mano del petista Remigio García, pidieron cuentas claras, pero sin ningún sentido e ignorando la base legal de las atribuciones y contribuciones de un regidor para su comunidad. El reglamento municipal vigente en Tamaulipas, es muy claro lástima que algunos regidores como Remigio García, Pedro Luna y Alejandro Mascorro Talip, no desconozcan por completo. 

El proyecto fue aprobado por mayoría, y será ejercido en el 2023, el regidor del Verde, Mascorro Talip, alego y alego, se refugió en los brazos de remigio, su rupestre preparación en el servicio público quedó de manifiesto en esta sesión pública. 

Bueno sería preguntar a estos rijosos regidores, cuáles han sido sus aportaciones a la ciudadanía de San Fernando, cuántos proyectos han presentado al cabildo, cuantas quincenas han dejado de cobrar como muestra de su inoperancia, y cuantos ciudadanos han sido apoyados con sus acciones. La pregunta está abierta, la columna tiene derecho de réplica.      

chanorangel@live.com.mx

A %d blogueros les gusta esto: