Tiempos de Guerra/ ¡Fin del mes revolucionario!

Por: Chano Rangel

El día de hoy, se cumplen 11 meses del 2020, han pasado ya los meses el invierno acabó y llegó como dijo Yuri, la maldita primavera, y allá por el 17 de marzo, tan solo dos días después de que este escribiente celebrará su onomástico, se dio el anuncio del confinamiento, con la llegada de la estación del renacer y la flores.

Han pasado 8 meses y medio, la gran parte de lo que va del 2020, no la hemos pasado en la sana distancia, con el uso del cubrebocas y con cuidados higiénicos nunca antes vistos, a tal grado que a últimas fechas hasta los incrédulos ya hacen caso de las medidas de salud.

Difícil era ver a personas adultas mayores, querer usar cubre bocas o a personas con poca educación y falta de cultura, hacer caso de las recomendaciones de las autoridades municipales y estatales, sin embargo en algún momento la huesuda tocó las puertas de alguna familia cercana, hay más de 105 decesos de manera oficial, extraoficialmente serían más de 300 mil, y si es una verdadera catástrofe de salud, aunque el gobierno de la 4T, siga diciendo que vamos a todo dar.

En 8 meses se han perdido empleos, se han ajustado los presupuestos y las entidades federativas del país sufren los estragos del presupuesto. Estados como Tamaulipas, Guerrero, Oaxaca, sufre serios problemas de liquidez y pago de sus compromisos financieros.

Hoy se termina noviembre se va el otoño y llegará el invierno de nueva cuenta, la misma estación donde comenzó la pandemia, y se cerrará un ciclo de confinamiento y se abrirá otro, porque a decir verdad la movilidad está al 97% en todo el país.

Los jóvenes cada fin de semana, arman tremendas guasangas, y el alcohol sale en todas esas reuniones como invitado especial, y eso que la ley seca se aplica desde el sábado a las 3 de la tarde hasta el lunes de cada semana, acción que no ha limitado al jolgorio y la recreación que ya de plano ven la pandemia como algo anecdótico y su razonamiento es “que se muera el que se tenga que morir y punto”.

Pero aún falta la peor, 2021, será un año de crisis económica los expertos en la materia, calculan que a nivel global será entre un 5 a 8% la desaceleración económica del mundo, causando estragos en muchas economías de países emergentes como México.

En México se acabó el dinero, está 4T, salió más voraz que las anteriores acabó con los ahorros, con los fondos y con el presupuesto de la nación en tan solo 2 años de gobierno, han tratado inútilmente de echarle mano a las reservas del país, a las que controla el Banco de México, organismo autónomo, que ha defendido su soberanía y su responsabilidad con la nación, algo que muchas instituciones, como la suprema corte, no han hecho.

Sin dinero no hay mucho camino por recorrer, pero lo peor, es que aún no allá un plan del gobierno o un proyecto viable para resarcir los daños, solamente vemos puras ocurrencias y vociferar. Y como dijo la dama de hierro, el populismo acaba cuando se acaba el dinero, del pueblo obvio, y esto está a punto de ocurrir en nuestro país. Ojala espero estar equivocado.

Al tiempo.

De Aquello y lo demás…

Los aspirantes están a la orden, deambulan por doquier, traen soluciones para todo, se autodenominan los buenos, algunos incluso se asumen como los salvadores de la región.

Algunos aprovechando su posición invierten recursos (claro no de su bolsillo) si no del mismo erario, para hacerse promoción y hacerse pasar como los buenos de la próxima contienda.

Lo cierto, cierto y claro, es que en las principales ciudades, de la entidad, por ningún partido hay nada para nadie, y por más brincos que peguen el piso sigue estando parejo, incluso se ha destacado, que el liderazgo de Tamaulipas, tendrá que elegir a quien le garantice pelea, lucha y victoria, y es ahí donde algunos de sus amigos no dan el ancho y podrían ser los sacrificados, para darle paso a alguien que si sea sinónimo de victoria, ya cuando menos de pelea segura en las urnas.

chanorangel@live.com.mx

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *