AL VUELO/ Catálogo

Por Pegaso

-A ver, jecretario. Dile al Guajón que venga a mi dejpacho. Quiero hajer un catálogo de loj candidatoj a Prejidente Munijipal de Reynoja para ver con quiénej jí contamoj y con quienej no contamoj.

-En este momento lo llamo, licenciado.

-¡Ringgggg, rinnnnngggg! ¿Bueno? ¿Quién se atreve a interrumpir mi sesión de meditación?

-Licenciado Garza, dice el señor Presidente que se presente de inmediato en su despacho de Palacio Nacional. ¡Es urgente!

-Por ahí hubieras empezado. Voy corriendo.

-(Cinco minutos después) ¡Toc, toc! ¿Quién es?

-Soy yo, el licenciado Garza. ¿Por qué le tienen atrancado? El señor Presidente me está esperando.

-¡Ahhh, perdone, licenciado! Es que unas viejas argüenderas de Oaxaca que no quieren a Salgado Masdemonio como candidato a gobernador han venido a querer tumbar la puerta de acceso y hasta la pintarrajearon.

-¡Hola, jefecito! Buenos días, ¿cómo ha estado usted?

-¡Ya, ya, Guajón! No jeaj tan lambijcón. Jolo te mandé llamar para que me dej tu opinión de laj perjonaj que je regijtraron para la Prejidenjia Munijipal de tu jiudad natal, a ver ji me jirvej de algo.

-Ya verá que le soy de mucha ayuda, mi Jechu…

-¿Y por qué me dijej mi Jechu?

-Es una contracción de Mi Jefecito Chulo.

-Bueno. Mira: Tenemoj máj candidatoj a la Prejidenjia Munijipal de Reynoja que peregrinoj de la virgen de Guadalupe. La convocatoria dije que tenemoj que dejar jolo cuatro: Yo conjidero que ejtaría bien dejar al doctor Jertuche, porque ha ejtado con nojotroj durante mucho tiempo, ademáj de que como diputado federal ej el candidato natural para eje puejto… también a ejte pelonjito jobrino de Cantinflaj, y al otro chavo, Marjelo Olán, porque me recuerda a mi carnal Marjelo Ebrard, y a una mujer, por ji je llega a ofrejer, por paridad de género.

-¡Es usted un compendio de sabiduría, mi jefecito! Son los que iba a proponerle. Pero yo le recomendaría que en lugar de una mujer ponga a este otro que ha estado apoyando a la Cuarta Transformación con una buena lana y es buenísimo para comprar plumas a sueldo. ¡Si ya hasta se siente El Sirenito!

-¡Ahora jé por qué te dijen El Guajón! Tienej que enterder que no jomoj igualej que loj del PRIAN, que aquí todo je va a hajer derecho y ejtamoj comprometidoj con la honejtidad, la verdad y la rajón. A ver, jecretario, llévalo a la puerta y manda traer al JR.

-Ahí sí le voy a quedar mal, licenciado. Está muy ocupado tratando de meter a todos los Servidores de la Nación en la planilla para regidores…

-¿Quéeee? ¡Ya chole con ejo! Mejor dile a mi vieja que me traiga unoj tamalitoj de chilpitin para bajar la muina.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *