Tiempos de Guerra/ ¡Los caminos de Geño!

Por: Chano Rangel

Han pasado ya más de 2 años, desde que el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, pisó el penal de Tamatan, para nunca más volver a ver el sol de manera libre, aquella señal de salgo en un minuto ha quedado para la historia y los memes de redes sociales, el anecdotario de la política marca otros tiempos. 

Eugenio Javier, desde su ascenso a la política, de la mano de Tomás Yarrington, fue meteórica, primero como coordinador de financiamiento de la campaña de TYR, luego diputado federal, por la capital Victoria, y de ahí a ser alcalde capitalino, desde dió su salto a Palacio de Gobierno Estatal. 

Las multitudes acarreadas o por voluntad propia, hacía del líder en ascenso un tipo de rockstar, hechos que al ganar la gubernatura, se acentuaron más, su salida no fue del todo ortodoxa, la muerte del que sería su sucesor, Rodolfo Torre, lo dejaron mal parado con la clase política de la entidad. 

Una vez llegado al poder Egidio Torre, producto de la casualidad y el encono, todo cambió para Geño, Egidio lo saludaba, lo invitaba, pero nunca lo tolero, el odio y rencor se hacían presentes a la vista del público en los eventos que llegaron a compartir. 

Se fue Egidio y se avecino en San Pedro, en Nuevo León, el municipio más caro del país, el dejo en su rival aparente, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, hoy gobernador de Tamaulipas, que ha pasado quizá la prueba de embates de la federación, de manera estoica, con la información suficiente para poder echarle mano a su odiado es amigo, Eugenio Javier. Y con su detención, propios y extraños, aseguran que el más sonriente fue Egidio Torre Cantú. 

Ahora le han quitado cargos 2, y firmaron su liberación, pero eso aún es lejano, el gobierno gringo está esperando que Eugenio Javier cumpla en México, para pedir su extradición, por cargos de defraudación fiscal y dinero de procedencia ilícita, algunos de esos casos ventilados en el distrito judicial de McAllen Texas. 

Sin embargo el brazo político de Geño, ha empezado a tejer fino y la telaraña que se logre expandir será decisiva para la próxima contienda por la sucesión gubernamental, Ricardo El Negro Gamundi, fue operador de la morenista Clara Luz Flores, hasta que el marido de la candidata el reynosense Abel Guerra, lo hecho de la contienda, otro tamaulipeco, que se ha movido, es Humberto Valdez Richaud, que entre sus planes esta quitarle el poder a Egidio de lo que queda del PRI de Tamaulipas.

Pero aún hay más César García, operó y ganó con el Pollo Gallardo en San Luis Potosí, hasta donde se llevó a varios tamaulipecos, operadores probados, como Jaime Seguy, y se hizo de los de Mario Ruiz Pachuca, avecindado en la capital potosina. Todos ellos amparados por el partido Verde Ecologista de México.  

Sin embargo lo que ha llamado fuerte la atención es la llegada de Manuel Muñoz Cano, a la dirigencia del Verde en Tamaulipas, de la jugada de Tarugo Arturo Diez-Gutiérrez, de competir por la gubernatura por el MC, franquicia de Dante Delgado. Y con crecimiento inédito en los últimos años, con lo cual gano 2 de las 3 gobernaciones más importantes del país, Jalisco y Nuevo León.

Estos movimientos, los conspicuos, aseguran que es una alianza de facto de la 4T, para arrebatarle el poder a Cabeza de Vaca, o la versión encontrada, sería evitar que se cuaje la alianza de partidos, para apoyar la posible candidatura del Truco, incluyendo en ese séquito, a Movimiento Ciudadano y el Partido Verde. Quizá por eso todas las versiones que se han suscitado después de la reunión en Bucareli del Gobernador Cabeza de Vaca, con Adán Augusto López. 

Lo cierto es que el grupo geñista se mueve, camina y da pasos serios pero decididos a recuperar el poder, las versiones de la posible libertad, le dan al ex gobernador, un matiz distinto para el retorno a su tierra de manera triunfal. La moneda aún está el aire, y falta mucho por descifrar. 

P.D. Si fue el Guasón Héctor Garza, quien empezó a tirar estiércol a sus adversarios políticos ¿a poco es el único limpio? De esa mal llamada 4T. 

Al tiempo.

De Aquello y lo demás… 

Una vez pasado el grito del 15 de septiembre y ver como el presidente desbarató la imagen de México ante el mundo, por sus invitados indeseables, como lo son el presidente Cubano, Miguel Díaz-Canel, la delegación Militar de Venezuela, y los enviados de Bolivia, países en el ojo del huracán por ser regímenes dictatoriales. 

Del ejército de Venezuela, se dice, que es el que controla todo el tráfico de estupefacientes en la región, conocido como el cartel de los soles, y que mantienen en el poder, como títere a Nicolás Maduro. Dictador, en base a los dividendos del narcotráfico de esa región. 

Por otra parte el presidente Cubano, no es otro que el mandadero en corto de octogenario Raúl Castro Ruz. Verdadero mandón del país caribeño; y que bajo las presiones internacionales, tuvieron que ceder un poco al poner el mismo régimen, un presidente de apariencias, como lo es Díaz-Canel, pero con la misma ideología de dictador cubano. 

De Bolivia, se puede argumentar, que es parte del eje del mal, suramericano, junto a Venezuela, Perú, Colombia, son los responsables de inundar de drogas los Estados Unidos, y con la llegada al poder colombiano de un populista, la cosa se pone más oscura en su entender para la región del cono sur. 

Las Miradas de Ken Salazar, en el estrado de invitados al desfile, lo dicen todo, nada conformes deben de estar en Washington, cuando ven que sus pláticas de alto poder, no pasan de ser chismes de lavadero, en manos de López Obrador.  

chanorangel@live.com.mx

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *