AL VUELO

Por Pegasopegaso

Andaba yo volando allá, sobre el edificio del Consejo Distrital Electoral 02, cuando vi desde el aire que había sobre la calle unas sandías muy grandes, pero cuando me acerqué pude ver que eran los cascos de los soldados que están cuidando celosamente las instalaciones y los votos de los ciudadanos.

Pero bueno, les decía que desde acá, desde las alturas, alcancé a escuchar el «canto» del presidente del Consejo, el maestro Federico Ochoa Cepeda, que daba a conocer los resultados de las primeras casillas que llegaron a la sede del organismo.

Poco a poco se fueron acumulando las urnas y poco a poco el PRI fue ganando ventaja sobre el PAN, cosa que yo ya había anticipado, que no habría sorpresas.

Y me dio mucho gusto el triunfo de la maestra María Esther. Claro que aún se tienen que dar a conocer los resultados oficiales, ya que hasta el momento de escribir esta furris columnilla se había computado como un 40% de la votación.

En fin, todo es cuestión de tiempo, ya que incluso el candidato del PAN reconoció su derrota.

Y cómo no, si durante los días previos a la jornada, y aún durante ésta, hicieron todo lo posible por echarle estiércol a las autoridades municipales y de rebote, a la candidata del PRI.
Gusto me dio el triunfo de la maestra.

Como ya dije, la conozco desde 1990, cuando su esposo, Oscar Luebbert, andaba de candidato a diputado federal y me invitaron a participar en la campaña.

Yo, como pegaso novato, veía a esa dama siempre de buen humor, siempre con una sonrisa a flor de boca y hasta ahora siempre me ha tratado con respeto y aprecio.

Pero bueno, la derrota cayó como balde de agua fría en la cabeza de los hermanos ídem de Vaca.

Ahí estaba Ismael, reconociendo que las tendencias no lo favorecen, que sin embargo, hubo muchas irregularidades y corruptelas del PRI, mientras que su hermano, el senador, conocido ahora como el Ché Francisco, por aquello de «si me rajo, que me maten», una frase célebre de Ernesto el Ché Guevara, dijo que iniciará un gran movimiento para rescatar a Tamaulipas y traer la alternancia.

Lo cierto es que fue una derrota dolorosa para el PAN. Con esto, Oscar Luebbert tiene cuatro triunfos al hilo en contra de los azules, razón por la cual confirmó su título de «el matapanistas».

¿Qué va a pasar en el 2016? Es obvio que el senador Cabeza de Vaca buscará la candidatura de su partido al Gobierno de Tamaulipas, pero antes tendrá que pasar por el cadáver de otros reconocidos panistas que tienen quizá más merecimientos que él, como Carlos Cantú Rosas, el presidente municipal de Nuevo Laredo.

Sean, pues, estas mis primeras reflexiones después de conocer los resultados preliminares del proceso electoral.

Por lo pronto, aquí tienen el refrán estilo Pegaso: «Can que emite amenazantes sonidos guturales es incapaz de causar daño con sus piezas dentales». (Ustedes me entienden).

Comentarios al pegaso: reynosapost2014@hotmail.com

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *