AL VUELO/ Sketch IV

Por Pegaso

Está el padrecito Vaquera en el confesionario de la Iglesia de Guadalupe. De pronto se escucha el llanto desesperado de la Chabela que se acerca.

-Padre Vaquera: ¡Dios mío, ahí viene otra vez esta hija de… tu gracia benevolente!

-La Chabela: (Llorando a moco tendido) ¡Ave María Purísima!

-Padre Vaquera: Sin pecado concebida. A ver, dime, Chabela, ¿ahora por qué vienes llorando?

-La Chabela: ¡Ay, padre Vaquera! He caído en las garras de la lascivia y la lujuria; mi alma está condenada a sufrir los suplicios del purgatorio eterno.

-Padre Vaquera: ¡Pero porqué dices esas cosas tan horribles, hija mía? ¿Qué fue lo que te pasó?

-La Chabela: ¡Hay padrecito, si yo le contara! Mi vida ha caído en la vileza y la depravación.

-Padre Vaquera: Bueno, hija, dime lo que ocurrió. Dios perdona todos los pecados y debes confiar en él.

-La Chabela: ¿Usted conoce a Wayo Boux?

-Padre Vaquera: ¡Claro que sí! Wayito Boux, un muchacho muy correcto, un extraordinario músico y buen cristiano porque cada domingo viene a misa y deja una generosa limosna a la iglesia.

-La Chabela: ¡Qué buen cristiano ni qué ocho cuartos! ¡Es un concupiscente que pretende arrastrarme hacia el precipicio con sus infames tentaciones!

-Padre Vaquera: ¡Qué barbaridad! Y yo que creía que era una excelente persona. Dime ya cuál fue el pecado que cometiste para que puedas expiar tu culpa.

-La Chabela: Es que anoche llegó hasta la puerta de mi casa, tocó el timbre y yo le abrí. Entonces me dijo: (Poniendo los ojos en blanco y haciendo la voz gutural) ¡Chabela, mira lo que traigo para tí! ¡Y se la ví, padre! Ahí la tenía así, agarrada, grandota, negra y brillante…

-Padre Vaquera: (Agarra su báculo y le da un golpe en la cabeza) ¡Descastada, vil, zorra! ¿Y todavía tienes el descaro de contármelo!

-La Chabela: ¿Por qué me pega, padre? ¡Así la tenía, negra y grandota!

-Padre Vaquera: Bueno, ¿y luego qué pasó?

-La Chabela: Después me preguntó: (Nuevamente poniendo los ojos en blanco y con voz gutural) ¿La quieres adentro?

-Padre Vaquera: Pero tú, naturalmente, como buena cristiana que eres, te negaste a su proposición.

-La Chabela: (Prorrumpiendo en llanto estruendoso) ¡Ayyy, ayyy!

-Padre Vaquera: ¿No te opusiste, descastada, degenerada, hija de Lucifer?

-La Chabela: ¡Pues cómo me iba a oponer si me gustó mucho! Ahí estaba en sus manos ese instrumento de lujuria que me volvía loca…

-Padre Otero: (Un nuevo golpe con el báculo) ¡Te he dicho muchas veces que no me interesa conocer los detalles! Y luego, ¿qué pasó?

-La Chabela: Metió su guitarra eléctrica a la casa y la empezó a tocar bien bonito. Si viera cómo me hizo vibrar. Era una guitarra bien grandota, de color negro brillante que me gustó mucho…

-Padre Vaquera: Espera, espera. Entonces, ¿todo este tiempo me has estado hablando de una guitarra eléctrica?

-La Chabela: ¡Claro que sí, padre Vaquera! ¿Pues usted qué me entendió?

-Padre Vaquera: Nada, hija, nada. Escuchar la guitarra eléctrica tocada por Wayo Boux no es un pecado. Anda, reza cinco padres nuestros y diez aves marías. Ve con Dios.

-La Chabela: ¿No es un pecado? ¡Gracias, padre Vaquera!¡Qué bueno es usted! (Despidiéndose de beso en la mano).

-Padre Otero: (Limpiándose el moco de la mano) ¡Dios mío!¿Qué pecado he cometido que me envías este purgatorio?¿Por qué no te la llevas con Trump para que le provoque un infarto?

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *