LOS HECHOS/ SU RAZON Y SU CONCIENCIA

POR José Inés Figueroa Vitela

En el municipio de Hidalgo inició su campaña el candidato del Partido Verde Ecologista a la diputación federal por el V distrito con cabecera en Victoria capital.

Dicen que el primer evento fue en un partido de fútbol al que concurrieron 11 jugadores de cada equipo, el árbitro y los dos entrenadores.

La audiencia se multiplicó cuando de ahí se pasó al poblado de El Chorrito, en pleno domingo de resurrección, cuando los fieles de la Virgen de allá mismo, abarrotan el destino religioso por excelencia.

Los más, concentrados en los oficios del templo y la sazón de los comederos típicos, que han visto recuperar las concurrencias que se habían ausentado desde inicios del milenio, no atendieron mayormente el intento proselitista.

Por aquellos rumbos sigue siendo una incógnita la orientación de la influyente Columna Cívica Pedro José Méndez, cuyos designios han marcado destino en los procesos electorales de la región desde el 2 mil 16.

Ciertamente, el PAN ha repetido en sus nominaciones para las presidencias municipales, a los prospectos surgidos de ese movimiento, pero también lo han hecho otros partidos, como el PRI y el mismo MORENA, dicen por allá.

Las pobres audiencias al inicio de la campaña por la diputación federal del candidato de MORENA, alentaron a sus adversarios a sentirse destinatarios de tales afanes.

Pero no faltó quien recordó el manifiesto que en días pasado difundió uno de los voceros de La Columna,  en la que expresó críticas y acusaciones contra la causa que abandera el PAN a ese nivel.

Los votos de la zona de influencia de la agrupación aquella tal vez no sean mayoría dentro de la zona de influencia distrital federal, donde la mayor concentración urbana y en consecuencia de votantes potenciales se ubica precisamente en el municipio capitalino.

No obstante, en una elección competida, como se antoja será esta, no será extraño que el voto rural marque la diferencia orientando el destino final de la elección.

Hasta ahora, en las últimas elecciones, el mandato del movimiento de marras se ha traducido en punto menos que unanimidades; el padrón vertido a favor de una sola propuesta, casi de manera total, en sus cinco municipios de influencia.

¿Por dónde han de orientarse en esta ocasión?

Es algo que aún parece indefinido o al menos se mantiene muy buen guardado.

En la conferencia de prensa dictada ayer en la sede estatal priísta, por su candidato en este V distrito, ENRIQUE CARDENAS DEL AVELLANO confió en que el hastío respecto de los gobiernos panistas y morenistas se traduzcan en votos a su favor.

Sobre quienes dejaron al tricolor para irse a abanderar en otras siglas, les echó la bendición al dicho de que “se van con su razón y su conciencia”, cualquier cosa que quiera decir eso.

Aseguró que los del PAN andan imponiendo a la burocracia hasta ponerle “likes” a sus publicaciones en redes sociales y el de 98 por ciento de los trabajadores de los entes públicos del estado están tan enojados que van a votar en contra del PAN.

Insistió en que le anda preguntando a la gente en sus recorridos si están agusto como los ha tratado el actual Gobierno y en seguida les dice “ándele, siga votando por ellos”.

Ese es el voto razonado que espera se dé el seis de junio y le sea favorable.

“Primero déjame atrapar esta liebre y luego vemos”, insistió en la respuesta a la reiterada pregunta de que si después de la elección federal se sigue de largo en busca de la gubernatura.

No es un secreto, a fuerza de reiteración, que aspira a convertirse en candidato de su partido, el PRI, al gobierno de Tamaulipas, así que lo hará falta que le pregunten o responda al respecto.

Y claro, si gana la diputación federal naturalmente dará el siguiente paso en su carrera política, pero si no lo hace, aunque no lo quiera estará marginado de lo otro.

Y hay quienes apuestan por ello, de dentro y fuera.

Los conflictos que han generado las nominaciones de MORENA entre los aspirantes que no resultaron agraciados, están animando a otros prospectos y partidos, pensando en que la coyuntura sea suficientemente ancha como para que puedan colarse.

Ayer fue el turno de algunos de los registrados para la alcaldía de Tula, quienes se dejaron venir a Victoria capital, para expresar -dijeron en nombre de todos los desplazados- su desacuerdo con el procedimiento que desembocó en la nominación de JOSÉ ALFREDO CASTILLO CAMACHO.

Quien llevó la voz cantante fue FRANCISCO HERNANDEZ NIÑO, doliéndose de las formas, en la que no fueron tomados en cuenta o enterados de cuándo o cómo se llegó a la conclusión de quien debía ser el nominado.

Nada nuevo bajo el sol.

Las campañas para las diputaciones federales en su arranque no acaban de prender.

Tal vez cuando sean las fórmulas, ya con los candidatos a las alcaldías y diputaciones locales, esto empiece a prender… o tal vez tampoco.

Lo más seguro es que quien sabe.

Ya falta menos.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *