• A pesar de que remontó siete posiciones en el Gran Premio de Italia, «Checo» Pérez se fue con cierta dosis de molestia

Ciudad de México.- A pesar de que remontó siete posiciones desde el arranque para finalizar en sexto puesto en el Gran Premio de Italia, el piloto mexicano de Red Bull, Sergio “Checo” Pérez se fue con cierta dosis de molestia, debido a que a su entender la carrera se arruinó por un sobrecalentamiento del sistema de frenado.

Aunque también culpa en cierta parte al equipo de mecánicos y estrategas de su escudería, debido a que consideraba que con los neumáticos duros que tenía en la parte final de la carrera podía darle alcance a Lewis Hamilton, sin embargo, eso y el “Safety Car” lo echaron todo a perder.

“Fue una carrera muy complicada desde el inicio, intenté tomar precauciones desde la vuelta uno, luego el neumático derecho delantero se comenzó a sobrecalentar, estaba en llamas y tuve que hacer unas tres o cuatro vueltas para poner los frenos en temperatura y eso nos arruinó la carrera, luego al final, yo creo que llegaba con el neumático duro y pude terminar delante de Hamilton, pero también pensábamos que podía recuperar si no llegaba el ‘Safety Car’, pero fue una pena, todo se nos complicó hoy”, platicó Pérez Mendoza.

“Hubo muy poca conversación, me llamaron a pits y en ese momento el equipo tenía más información que yo, creo que hubiera estado muy cerca de Hamilton al final si no llegaba el ‘Safety Car’ al final, pero llegó y perdimos la posición con Lewis”, afirmó el tapatío.