POR GRICELDA GUERRA ROMERO 

Vaya terquedad de los panistas que se rehúsan a aceptar, pues que perdieron Tamaulipas y que ni todas las artimañas orquestadas, desde la misma capital del estado pudieron frenar el embate morenista que, si bien logro disminuir el margen de diferencia, esto no fue suficiente para superar la voluntad de los ciudadanos que reprobaron las acciones del gobierno saliente. 

Es tanta la desesperación de los panistas, que un grupo de ellos se fue hasta el Senado de la Republica, para volver a repetir la cantaleta que han venido replicando desde que perdieron las elecciones, de presuntas irregularidades que no han podido comprobar 

Pues pese a ello los panistas utilizaron el foro del Senado de la Republica, para buscar reflectores, exigiendo a la Sala Superior del Tribunal Federal que se revisen exhaustivamente las pruebas, con las que según ellos demostrarían la intervención del crimen organizado, y con lo que ilusamente piden se anule la elección a gobernador de Tamaulipas. 

Prácticamente los panistas se dan golpes de pecho, acusando a sus rivales políticos de violar la ley electoral de manera frecuente y que no tengan castigo, ante las sobradas evidencias, por lo que piden convocar un nuevo periodo de elecciones, desvirtuando con esto al Tribunal Electoral. 

Volviendo a insistir que hay pruebas contundentes para tirar la elección del 5 de junio, cuando a ojos vistos, pues el PAN ha demostrado no tener empacho en la manipulación de recursos públicos para la compra de votos como así los mismos electores dejaron en evidencia en las mismas boletas electorales. 

Pero hay quienes consideran que esto todo es para despistar al enemigo, luego de que el gobierno saliente ha buscado obstruir el proceso de entrega recepción, impidiendo el acceso a la gente del gobernador electo Américo Villarreal a secretarias claves como la de Finanzas, Contraloria y la misma Oficina del Ejecutivo Estatal. 

A casi dos semanas de haber iniciado el proceso de entrega recepción, pues poco ha logrado avanzar en la revisión que está realizando el equipo del gobernador electo Américo Villarreal, ante la información que les llega a cuenta gotas. 

Pero además de estos obstáculos, el Villarreal Anaya dio a conocer sobre el presunto desvió de las aportaciones de más de 9 mil pensionados de Tamaulipas, al detectarse que en realidad si se les aplicaba el descuento, pero este no era transferido de la Secretaria de Finanzas al IPSSET. 

Pues bien, está sucia maniobra también fue expuesta por el equipo de transición del doctor Américo Villarreal Anaya, y conforme le van rascando pues ira saliendo más pus, y ello uno de los motivos por los que podrían estar obstaculizando las revisiones. 

Cambiando de tema, pasadas las ceremonias de los primeros informes de los alcaldes, estos se preparan para lo que será el Grito de Independencia la noche de este jueves, y para dar paso al día siguiente con el tradicional desfile, que después de 2 años de no celebrarse por la pandemia, que obligo a la suspensión de este tipo de eventos, pues finalmente estos vuelven para algarabía de la ciudadanía. 

Por lo que autoridades de Ciudad Victoria, Reynosa, Ciudad Madero, Matamoros entre otras ya se declararon listas para esta celebración, para lo que se han coordinado con las diversas corporaciones, que habrán de participar en este desfile. 

Por cierto, cuentan las malas lenguas que en la Capital del Estado están jugando a ver quién logra llevar más gente a su ceremonia del Grito, ya que tanto autoridades estatales como locales tendrán su respectiva ceremonia, organizando cada uno su programa artístico, por lo que ya hay quejas por parte de funcionarios estatales, de estar siendo obligados a asistir, pero además deberán llevar a algunos acompañantes, para que ayuden que luzca con mayor cantidad de asistentes la última ceremonia del gobernante saliente.