Ciudad de México.- Pumas terminó el proceso de Andrés Lillini al frente de la dirección técnica después de casi tres años. El argentino, quien pasó de ser interino a máximo timonel del club en 2020 tras la renuncia del español Miguel González Michel, llegó a un acuerdo con los altos mandos para rescindir su contrato, que vencía hasta diciembre del año próximo, y continuar su carrera en otros horizontes.

Lillini se despidió ayer de sus colegas en las instalaciones de Cantera y grabó un video para la afición universitaria, en el que agradeció “que Pumas haya pasado por mi vida” y reconoció su pesar por los resultados recientes. Tras caer con estrépito en las últimas tres jornadas, los felinos cerraron en el antepenúltimo lugar de la Liga Mx sin repechaje ni liguilla.

“Este video es para despedirme de lo que fue nuestro proceso. Es un sentimiento muy grande. He-mos dado lo máximo, pero no pudimos llegar a donde nosotros y ustedes querían. Seguramente lo harán. Pumas siempre será una parte importante de mi vida profesional, así que gracias. Hasta aquí hemos llegado”, dijo Lillini, ligeramente conmovido durante su mensaje.

Al haber iniciado sus vacaciones, el argentino no pudo despedirse de su plantel más que por llamadas y mensajes. En su paso por el banquillo llevó a los universitarios a la final del Guardianes 2020, que perdieron ante el León, y a la definición de la Liga de Campeones de la Concacaf, donde el equipo mexicano fue derrotado por el Seattle Sounders de Estados Unidos en mayo pasado.

“Nuestra institución agradece el trabajo desempeñado por Andrés durante cinco torneos, en los que debutó a 15 elementos de fuerzas básicas. Los planes rumbo al siguiente torneo, así como el nombramiento del nuevo director técnico, se darán a conocer en los próximos días”, informó el club en un comunicado.

Lillini gozaba de plena confian-za de la directiva para guiar el rumbo de Pumas y sus fuerzas básicas. Sin embargo, en la parte final de la presente campaña, el número de canteranos en sus alineaciones no fue mayor a dos por partido. “Le faltó entender la mística de es-te equipo”, sostiene Mario Trejo, ex vicepresidente de los universitarios; “no se trata sólo de debutar jóvenes, sino de consolidarlos, que sean titulares y puedan ir a la selección nacional. Tiempo tuvo y refuerzos también. O su proceso quedó trunco o los directivos consideraron que ya no se iba a dar”.

Lo busca Atlas

Trejo, viejo lobo de mar en el medio futbolístico, olfatea que los felinos dieron por terminada su relación con Lillini, que es pretendido por el Atlas, porque ya saben quién será su revelo. “Estas cosas pasan por algo. Seguramente los actuales directivos ya tienen identificado a alguien, que conoce la institución y que… ¿para qué nos hacemos? Si todos sabemos quién es”, afirma en alusión al técnico Ricardo Ferretti, uno de los hombres cercanos de Miguel Mejía Barón, actual vicepresidente.

“No tiene nada que ver la edad ni la nacionalidad, porque Tuca ya fue campeón. Pero yo apostaría más por Guillermo Vázquez, porque tiene un gran ojo para detectar jugadores de fuerzas básicas y también tuvo éxito cuando le tocó dirigir”, plantea. “Con Ricardo van a tener buenos resultados, tal vez primeros lugares, aunque no sé si la misma tendencia a observar a los jóvenes como lo haría Memo”.

A %d blogueros les gusta esto: