• Jesús Murillo Karam continúa en terapia intensiva, donde se recupera de una operación que le realizaron el día jueves

Ciudad de México.- El exprocurador Jesús Murillo Karam continúa en terapia intensiva en el Instituto Nacional de Cardiología, «Ignacio Chávez», donde se recupera de una operación que le realizaron el día jueves, informó el abogado José Javier López García.

Señaló que después de realizarle varios estudios a su cliente, el 20 de octubre los médicos determinaron intervenirlo quirúrgicamente practicando de emergencia una cirugía Edarterecotomia Carotidea de Alto Riesgo, lo que permitió un mayor flujo sanguíneo. Desde entonces, el exfuncionario se encuentra en terapia intensiva y los estudios revelaron otra carótida obstruida, por tanto, se espera que los médicos a cargo determinen el tratamiento a seguir y si es necesario una nueva cirugía, ya que el estado de la arteria eleva el riesgo de un coágulo cerebral.

«La Subsecretaría del Sistema Penitenciario del Gobierno de la Ciudad de México y los médicos tratantes del Instituto Nacional de Cardiología «Ignacio Chávez» han informado a la defensa y su familia lo siguiente:

El 19 de octubre, Murillo Karam tuvo que ser trasladado del Reclusorio Preventivo Varonil Norte, donde cumple la medida cautelar de prisión preventiva que le fuere impuesta, al Hospital General de Xoco para atender su estado de salud», refirió la defensa del exgobernador de Hidalgo.

Derivado del complicado cuadro clínico que presentó durante su estancia en el Hospital General de Xoco, los médicos determinaron que resultaba necesario remitirlo al Instituto Nacional de Cardiología para su debido diagnóstico y tratamiento.

«La familia y la defensa del licenciado agradecen la preocupación y apoyo que han recibido en estos difíciles momentos», detalla el texto.

El 19 de agosto el exprocurador general de la República fue detenido por elementos de la Fiscalía General de la República (FGR), a las afueras de su domicilio en Lomas de Chapultepec.

El 24 de agosto el juez Marco Antonio Fuerte Tapia, lo vinculó a proceso por los probables delitos contra la administración de justicia, desaparición forzada y tortura, por el caso de la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, Guerrero el 26 y 27 de septiembre del 2014.

A %d blogueros les gusta esto: