Por: Chano Rangel

Después del 13 de noviembre, cuando la espontanea marcha ciudadana puso contra las cuerdas al presidente de la república, ya nada de lo que se dijera, hiciera o replicara cambiaría el éxito de esta protesta genuina y de contrapeso del poder.

La marcha del 27 de noviembre fue una muestra de egoísmo puro, costo según estimaciones de los expertos poco más de 1800 millones de pesos, algunos preguntaran, porque tanto, la respuesta, el transporte, la gasolina, hospedaje y comida no son regalados. 

Cada uno de los contingentes llegados en apoyo a AMLO, en su propia marcha, convocada por el mismo, para darse esos baños de pueblo, con el pueblo sabio a quien tanto replica últimamente; aquí está el pueblo dijo en su discurso, un buena pregunta surge de este discurso ¿los de la marcha del  13, no eran del pueblo?

Al más viejo y rancio estilo priista, populista y paternalista la 4T, exigió a todos los miembros en el gobierno, cuotas de personas para acrecentar el número de marchantes, sí llegaron de todos lados, en su mayoría con la amenazados de perder los apoyos sociales que tienen, y con la esperanza de un pesito más en la bolsa, que algunos les pagaron entre 500 y mil pesos por ir a mostrar sus simpatías. 

El presidente no ocupa tal derroche de recursos públicos, la marcha con la pura ciudad de México y zona metropolitana era suficiente, pero había que satisfacer el EGO herido del mandatario, había que llevarlos por los ríos de gente, ahí donde se recarga de energías, había que darle lo que tanto le gusta, tomar las calles y ser oposición. 

Los asesores le recomendaron esa marcha o el mismo se la invento para tomar las calles, para saciar a su clientela; para demostrarse a sí mismo que aún puede llenar el zócalo, y para darle un mensaje a la oposición en el 2024, ahí estaré y no vengan a decir “que la ley, es la ley”.  

Si tomamos en cuenta que más del 80% de los marchistas fue acarreado, y otro tanto pagado, entonces solo queda decir que a base de apoyos sociales, y de dadivas el presidente mantiene su poder popular, sigue siendo popular, eso no podemos negarlo, si con un gobierno desastroso, pero el sigue siendo popular, innegablemente.

¿Para que marchar? Muy sencillo, fue una muestra de calentamiento del 2024, donde los afines al régimen querían quedar bien con el gran elector, no con el pueblo, eso es lo de menos, el pueblo no decide las candidaturas, el presidente sí. 

Había que saciar el ego, había que darse un baño de ser oposición, de ser pueblo y de regresar a los plantones, ahí donde el presidente es un crack, y no andar con esas cosas de hacer buen gobierno, porque el pueblo sabio a veces pide cosas muy raras. Al presidente ya lo vimos le interesa la calle, donde está su modus operandi.

De la gobernanza ni hablar, de la economía mejor así la dejamos, de la generación empleos para que decirlo, pero la marcha esa si salió requeté bien, el ego del mesías esta satisfecho y eso es lo que importa. Es cuánto.  

De Aquello y lo demás…

El alcalde de Reynosa Carlos Peña Ortiz, autorizo el aumento de carriles para el trámite de nacionalización de vehículos en REPUVE, que se localiza en las instalaciones del auditorio municipal. Con la finalidad de que más ciudadanos tengan acceso al trámite vehicular.

Las gestiones del edil reynosense, han sido de gran beneficio para los tenedores de un auto estadounidense, que por necesidad económica y de trabajo muchos fronterizos adquieren al otro lado del río bravo; con esta acción se cuenta con la disposición de estar de manera legal en el país, para todos los vehículos que accedan al trámite y sean factible de nacionalización.

Además de estas acciones a favor de los reynosenses, el ayuntamiento mantiene el descuento del 100% de los recargos en el impuesto predial, los programas de audiencias públicas en cada rincón de Reynosa, con la finalidad de estar en contacto permanente y dando soluciones de manera directa con los ciudadanos. 

chanorangel@live.com.mx

A %d blogueros les gusta esto: