• Se prevé, este fin de semana llegará el “plan B” del Presidente López Obrador para modificar las leyes secundarias

Ciudad de México.- Diversos actores políticos acudieron ayer a la FIL para debatir sobre la presión que ejerce el Gobierno federal para que avance la reforma electoral que impulsa el Presidente.

Enrique de la Madrid dijo que el actuar de la Federación para que el PRI avale la medida es similar a las “extorsiones” de los grupos criminales.

El ex secretario de Turismo resaltó que espera que los legisladores tricolores se mantengan firmes contra la iniciativa que busca debilitar al INE, sobre todo luego de que se aplazó la discusión y de que se retomó el proceso de juicio político en contra del dirigente del PRI, Alejandro Moreno.

Por otra parte, Lorenzo Córdova, presidente del INE, destacó que la reforma electoral tendría que estar hecha “con la cabeza”. “Si es a través de filias y fobias va a ser una reforma regresiva”, acentuó en la conferencia que ofreció como parte de la Cátedra José Luis Lamadrid.

Por último, al presentar su libro “La democracia en tinieblas”, José Woldenberg, ex titular del Instituto Federal Electoral, afirmó que espera que “mucho de lo construido en las últimas décadas sea capaz de resistir los embates autoritarios que hoy se dan desde el poder”.

La reforma electoral será discutida la próxima semana

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, afirmó que la próxima semana se pondrá a consideración del pleno el dictamen de reforma electoral sobre los cambios constitucionales propuestos por Andrés Manuel López Obrador, pero sin especificar el día, que anteriormente se había establecido para el martes 6 de diciembre.

“Puede ser el día martes, pero quedamos de manera informal. Lo va a ratificar la Jucopo, que podemos habilitar el día miércoles para sesionar, el jueves 8 también vamos a sesionar… y de ser necesario, el día 9. Toda la semana estará destinada para lo que resuelva la Junta”.

Expuso que este fin de semana podría llegar el “plan B” que anunció el Jefe del Ejecutivo federal y que incluye modificaciones a las leyes secundarias, ya que está articulada la columna vertebral de esa propuesta.

“¿Este fin de semana podríamos tener ese plan? Sí, yo creo que lo que comentamos, ya la columna vertebral está estructurada, este es un ejercicio de colaboración, pero también es de congruencia entre el titular del Ejecutivo y los integrantes de la coalición Juntos Hacemos Historia, porque tenemos el mismo mandato, el mismo proyecto, el mismo programa, los mismos principios e ideales, y tiene que ser algo que sea armónico entre la Cámara de Diputados, representado por la coalición, la fracción que nos corresponde, y el Ejecutivo federal”, comentó Mier.

Detalló que en las leyes secundarias buscarán garantizar que queden delimitadas las atribuciones entre organismos locales, que no haya duplicidad y se genere un ahorro por más de tres mil millones de pesos.

“Quitar cuatro consejeros significaría ahorrar al mes un millón 200 mil pesos, lo que equivale a comprar mil 200 sillas para personas con discapacidad”.

También negó que pueda utilizarse el relevo de consejeros en el Instituto Nacional Electoral (INE) como moneda de cambio para obtener votos a favor de la reforma, ya que la Constitución define el procedimiento.

“No, ya lo comenté y lo reitero: la Constitución, en el (Artículo) 41, establece el procedimiento para la elección de los consejeros que sustituyen a aquellos que terminan su periodo, y ahí dice claramente que si no se alcanzan los dos tercios en las quintetas, entonces se procederá a la insaculación”.

Subrayó en que si ninguno de los candidatos a ocupar el cargo de consejero del INE cumple con el requisito de tener independencia, habilidades o que garanticen un desempeño ciudadano, “preferimos la insaculación”.

Añadió que “se hará así. Y si no se logra acá, la Constitución establece en el 41 que si no se logra la insaculación en la Cámara Baja, lo hace la Suprema Corte de Justicia”.

Asegura “Alito”
El PRI votará en contra
“Me pueden presionar, perseguir y amenazar, pero el PRI votará en contra de su reforma electoral”, expresó Alejandro Moreno en respuesta a las presiones y amenazas de reactivar el desafuero en su contra por parte de Morena en San Lázaro para obligarlo a respaldar la reforma electoral.

En un mensaje que publicó en sus redes sociales, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI emplazó a que “pongan día y hora”, para que se suba al pleno el dictamen de la iniciativa y los diputados federales del partido voten en contra.

Puntualizó que “son tiempos de definiciones históricas para el presente y el futuro de México”, por lo que en clara referencia a la amenaza de Morena de continuar con un proceso de desafuero en su contra, advirtió que el PRI no aprobará una reforma que lastima el régimen democrático.

La democracia resistirá

“La democracia no son solamente las elecciones, la democracia implica un poder regulado, un poder fragmentado, un poder vigilado y un poder al cual el ciudadano puede confrontar por vías judiciales. Y eso parece ser que no gusta en el Gobierno actual, sino que quisiera desterrar esas prácticas. Hemos visto violaciones a la Constitución reiteradas. El propio Presidente de la República nos ha dicho que, ¿qué es ese cuento de que la ley es la ley?», señaló José Woldenberg, durante la presentación de su nueva obra en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

El ensayista y académico aseguró que no se acaba de entender que la ley otorga una serie de facultades a los funcionarios públicos para que realicen su trabajo de manera legal, pero que la ley impone límites, “no se trata en ningún caso de un poder desbordado, y menos caprichoso”.

Woldenberg, quien estuvo acompañado por el consejero Ciro Murayama, el académico Ricardo Becerra y el editor de Cal y arena, Rafael Pérez Gay, dijo que la propia Constitución señala división de Poderes, pero “hemos visto desplantes en los cuales el Presidente es capaz de decirle al Congreso ‘no quiero que cambien una sola coma’ es decir, es una descalificación de la labor del legislativo, que para eso existe”.

Debe haber consenso

La reforma electoral planteada por el Gobierno federal tendría que ser producto de un consenso, tomar en cuenta datos y estadísticas objetivas, además de mejorar las condiciones en las que México y el Instituto Nacional Electoral llevan a cabo las elecciones en el país, afirmó el presidente de ese organismo electoral, Lorenzo Córdova Vianello, durante su conferencia “¿Una nueva reforma electoral?”, como parte de la Cátedra José Luis Lamadrid, que tiene lugar como parte de FIL Pensamiento.

Córdova Vianello afirmó que deben de cumplirse tres condiciones para que las modificaciones a las reglas electorales sean un avance y no un retroceso en la vida política de México: éstas consisten en que la reforma sea producto de un consenso unánime entre las fuerzas políticas y no una imposición de una mayoría.

Planteó también que la reforma sea para mejorar las reglas y condiciones que hasta ahora se tienen y “no para imponer retrocesos” o minar algunas de las necesidades ya superadas, de lo contrario “no será una reforma que valga la pena”.

El Presidente del INE pidió que el Gobierno federal y los diputados realicen diagnósticos adecuados con datos objetivos de lo que ha hecho y logrado este órgano electoral en los últimos años.

A %d blogueros les gusta esto: